martes, 1 de diciembre de 2009

PRIMER TRANSPLANTE DE CORAZON



EL APARTHEID EN SUDÁFRICA LO LLEVO AL ANONIMATO, LA HISTORIA
DE LA MEDICINA LO INMORTALIZA.

DR. HAMILTON NAKI DEL EQUIPO MÉDICO QUE REALIZO EL PRIMER TRANSPLANTE DE CORAZÓN, NUESTRO RESPETO..

SU ALMA LLENA DE EMOCIÓN , VOLUNTAD E INTELIGENCIA.

BRAVO DR :HAMILTON NAKI, TU ESPIRITU SE ELEVO A LOS CIELOS Y SU GLORIA VIVIRA POR SIEMPRE...



Hamilton Naki,nació el 26 de junio de 1926 y murió el 29 de mayo a los 78 años, empezó de jardinero en la Universidad de Ciudad del Cabo. Luego limpió las jaulas del Departamento Médico y, más adelante, trabajó como anestesista de animales.
Su destreza hizo posible el primer trasplante de corazón humano.
Hamilton Naki, fue condenado durante casi cuatro décadas al anonimato por su condición de negro, siendo este hecho uno de los episodios más vergonzosos de la Medicina moderna en la Sudáfrica racista del apartheid, donde se establecían diferencias en el sistema jurídico en función del color de la piel, fue Christian Barnard -sudafricano blanco- quien en 1967 recibió todos los honores por llevar a cabo el primer trasplante de un corazón humano. Pero allí en el quirófano Hamilton Naki, el humilde autostopista, fue quien aquella noche hizo posible lo que durante siglos había supuesto un reto imposible para la Medicina.
UN HÉROE OLVIDADO, QUIEN FUE EL DR. NAKI?....
Hamilton Naki, un sudafricano negro a quien el cine bautizo como “El cirujano clandestino
Naki era un gran cirujano. Fue él quien retiró el corazón del cuerpo de la dadora para ser transplantado en el pecho de Louis Washkanky en 1967, en la ciudad del Cabo, en África del Sur, en la primera operación de transplante cardíaco humano con buen resultado.
Todo comenzo con el corazón donado el cual tiene que ser retirado y preservado con el máximo cuidado.
2 de diciembre de 1967, Denise Darvaald, una joven blanca fue atropellada al cruzar una calle. Trasladada con urgencia al Groote Schuur Hospital (Ciudad del Cabo, Africa del Sur), se le diagnosticó muerte cerebral, aunque su corazón seguía latiendo. En otra cama del mismo hospital Louis Washkansky, un tendero de 52 años, agotaba sus últimas esperanzas de vida por un problema cardiaco. Se decidió el trasplante.
Hamilton Naki, fue el cirujano que en aquellas circunstancias históricas, retiró el corazón del donante, para ser trasplantado en el pecho de Washkanky, en lo que constituyó la primera operación de corazón humana con éxito. Una intervención épica de 48 horas.

Naki era tal vez el segundo hombre más importante del equipo que hizo el primer transplante cardíaco de la historia, Pero no podía aparecer porque era negro en el país del apartheid.
El cirujano-jefe del grupo, el blanco Christian Barnad, se transformó en una celebridad instantánea tampoco Hamilton Naki podía salir en las fotografías del equipo.
Cuando apareció en una, por descuido, el hospital informó que era un empleado del servicio de limpieza.
Naki usaba chaleco y máscara, pero jamás estudió medicina o cirugía.
Había abandonado la escuela a los 14 años , era jardinero en la Escuela de Medicina de la Ciudad del Cabo. Pero aprendía de prisa y era curioso.
Cambió e hizo toda la clínica quirúrgica de la escuela, donde los médicos blancos practicaban las técnicas de transplantes en perros y cerdos Comenzó limpiando los chiqueros.
Aprendió cirugía presenciando experiencias con animales, Se transformó en un cirujano excepcional, a tal punto que Barnard lo requirió para su equipo.
Era un quiebre para las leyes sudafricanas. Naki, negro, no podía operar pacientes ni tocar sangre de blancos. Pero el hospital hizo una excepción para él, Se transformó en un cirujano... pero clandestino , Era el mejor.
Daba clases a los estudiantes blancos, pero ganaba salario de técnico de laboratorio, el máximo que el hospital podía pagar a un negro, Hamilton Naki enseñó cirugía durante 40 años y se retiró con una pensión de jardinero de 275 dólares por mes.
Pero eso no le importó , el siguió estudiando y dando lo mejor de sí, pese a su discriminación
Después que el apartheid terminó , se le confirió una Condecoración y un diploma de médico honoris Causa.
Nunca reclamó por las injusticias que sufrió en su vida entera.
Pese a su clandestinidad y discriminación Jamás dejó de dar lo mejor de sí... Su pasión por ayudar a vivir....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada